Amar a los hombres

Amar a los hombres


𝐀𝐌𝐎 𝐀 𝐋𝐎𝐒 𝐇𝐎𝐌𝐁𝐑𝐄𝐒...

Cuánto amo a los hombres 

y con ello no me refiero al género 

humano sino a lo masculino, 

a los hombres, mi espejo,

distinto, hermosamente distinto.

Amo su fuerza y la forma en que la muestran, y es que no es necesario 

que la impongan, griten o demuestren nacieron con ella. 

Amo su mente práctica, 

la claridad con que resuelven 

y no se envuelven.

Amo que sean chismosos; 

les encanta el chisme 

aunque jamás lo admiten. 

Amo cuando cocinan, 

su sabor y sazón es inigualable; 

debe ser porque les encanta comer 

y desde ahí les nace; 

es una lástima que algunos crean 

que no es su lugar, 

deberían de probar. 

Amo cuando son amigos 

y te escuchan por horas, 

las mismas cosas nuestras, 

nuestro mundo;

 y nos contestan con 

monosílabos si, no, tu que quieres,

pero siguen ahí y nos escuchan. 

Amo cuando son papás

 y se hacen los duros, los fuertes, 

los que ponen límites y normas; 

cuando por dentro se ríen, 

se mueren de amor 

pero saben que en ese momento 

son padres. 

Amo cuando te toman 

entre sus brazos, 

entre su piel y te van dibujando 

caricias y placer; y te hacen suya a 

su manera; desde su entrega y su ser. 

Amo cuando son sensibles 

y vulnerables; 

no hay nada más hermoso 

que ver y sentir a un hombre llorar, conmoverse, dolerse frente 

a nosotras. 

Los hombres son hermosos 

cuando lloran y lo reconocen. 

Amo cuando se enojan 

y se llenan de rabia para cuidarte 

y defenderte cuando te dicen 

desde el alma aquí estoy 

y cuentas conmigo. 

Cuando verdaderamente lo dicen 

y lo sientes ...no hay sensación de seguridad más profunda que eso.

Amo cuando se retiran se guardan 

en silencio, cuando callan para no herirnos, cuando salen a buscar ayuda para no destruirnos; cuando siguen creyendo en ellos y en nosotras; 

en el mundo que queremos. 

Amo cuando se levantan de madrugada 

y han trabajado por horas, 

por días, por semanas

 y por años 

para sostener sus hogares, 

sus sueños, han trabajado 

duro desde niños.

Cuanto amo a los hombres 

y cuánto deseo que sean libres, 

sanos, conscientes, 

que rompan los patrones impuestos 

tan duros y crueles para ellos. 

Amo cuando son hombres 

y se lo permiten ser, 

cuando al serlo 

yo soy mujer 

y me enriquezco. 

-Susy Landa

Floreli Villota

================================================

¿Requieres sesiones de coaching personal para mejorar tu vida?
Contáctame

https://wa.me/message/N4LUV5NULZHAB1


COMENTARIOS